Cuéntanos tu historia

Cuéntanos tu historia

Desde AEFENA os animamos a que nos hagáis llegar vuestras historias y compartáis así con los demás seguidores vuestra experiencia en el manejo de la fertilidad. El hecho de compartir vuestros conocimientos y vivencias supone un gran apoyo y aprendizaje para el resto de las personas que, como vosotros, en un momento de su vida, están buscando el concebir un hijo y puede que ese propósito no esté siendo tan fácil como se pensaba, llegando a ser un reto.

¡Con vuestra historia seguro que les hacéis ver el camino hacia la meta mucho más fácil!
¡Si no sabéis cómo empezar, contactadnos y os ayudaremos! hola@aefena.es

Responsable de los datos: aefena, responsable de esta web
Finalidad de los datos: Gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto.Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en siteground spain s.lDerechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.Para más información: Política de privacidad

Algunas de nuestras historias

¿Demasiado vieja para volver a ser madre?

Estefania

“Nuestra historia comienza con una familia maravillosa que queríamos ampliar. En ese momento, nuestra familia estaba compuesta por mi marido, nuestro hijo de 9 meses y yo. Queríamos darle a nuestro pequeño un hermanito o hermanita y que no pasara mucho tiempo, tal y como había llegado él. Sin embargo, en esta ocasión, el momento se iba alargando…y llegaron los 6 meses de búsqueda que, unidos a mis 39 años, nos motivaron a averiguar si teníamos ahora algún problema que impidiera la llegada de un segundo bebé. Acudimos para ello a una clínica de reproducción asistida, pues fue el único lugar en donde nos podían hacer una evaluación de nuestra fertilidad y, tras el resultado de las pruebas pertinentes, concluyeron que mi reserva ovárica era muy escasa e iba a ser casi imposible quedarme embarazada por nosotros mismos. Nos habíamos convertido en candidatos perfectos para someternos a alguna de sus técnicas. Por supuesto su diagnóstico no nos convenció: “si somos pura bioquímica y hemos sido padres hace poco más de un año... ¿¡Cómo con un solo parámetro pueden llegar a tan drástica conclusión!? ¡Seguro que hay más factores involucrados!” Y así comenzó nuestro interés por entender mejor los procesos relacionados con la fertilidad y su mejora de una manera natural. Comencé a prestar atención a mis ciclos y a los niveles de mis hormonas sexuales, ayudada por la Naprotecnología y el método Creighton de planificación natural. Además, mantuve controlados mi peso, mi tiroides, mi vitamina D y tomé suplementos nutricionales dirigidos hacia la función reproductiva de la mujer. Mi marido también tomó suplementos. Comenzamos a evitar la exposición a moléculas tóxicas provenientes del ambiente y de nuestra alimentación. Y también trabajamos en nuestra sexualidad para que fuera más relajada y placentera. Y en el momento en que a todo lo expuesto añadimos la parte mental donde aceptamos la situación y decidimos seguir siendo felices pasara lo que pasara, llegó la noticia de nuestro segundo embarazo. Todo ello nos llevó unos 9 meses más, pero mereció la pena. Hemos conseguido un aprendizaje integral sobre la salud, la vida, y cómo afrontar las adversidades que pueden aparecer en ella…y puedo decir que, sin perder la esperanza, trabajando juntos y dando valor a lo que ya teníamos, conseguimos nuestro mayor deseo.”

Estefanía Hurtado
Fundadora de Aefena