La Alimentación en el SOP

lidia marqués

lidia marqués

Dietista-nutricionista
www.lidiamarquesnutricion.com

El síndrome del ovario poliquístico (SOP) es un trastorno endocrino muy frecuente en las mujeres en edad reproductiva y una de las principales causas de ausencia de ovulación.

Actualmente aún no se conoce las causas por las cuales se produce este síndrome. Los estudios científicos apuntan a un componente genético combinado con factores ambientales. Hay dos factores que son claros:

  • En el SOP se produce un aumento de la glucosa en sangre causado por una resistencia a la insulina. La glucemia elevada provoca una aumento en la liberación de insulina. A su vez, la hiperinsulinemia puede causar un aumento en la producción de la hormona luteinizante (LH) y andrógenos.
  • Los andrógenos son hormonas como la testosterona que se producen en mayor cantidad en hombres que en las mujeres. Cuando la producción de andrógenos es anormalmente elevada en las mujeres, los folículos no se desarrollan correctamente y el óvulo no se libera. La anovulación que se observa en el SOP es una causa muy frecuente de infertilidad.

 

SÍGNOS Y SÍNTOMAS

Con frecuencia, el SOP no es diagnosticado hasta que comienzan los problemas para concebir. Existen algunos signos y síntomas que hacen sospechar de dicho síndrome:

  • Alteraciones en la menstruación: lo más frecuente es la amenorrea (ausencia de menstruación). También se pueden producir ciclos anormalmente cortos (menos de días) o largos (más de 35 días).
  • Síndrome premenstrual (SPM). Se caracteriza por síntomas muy diversos que pueden comenzar 10-7 días antes de la menstruación: irritabilidad, sensibilidad en los senos, antojos de comida, fatiga, hinchazón, depresión…
  • Dismenorrea: menstruaciones muy dolorosas. Un dolor menstrual anormal es aquel incapacitante, que no permite hacer vida normal.
  • Hirsutismo: aumento del vello en mamas, glúteos, abdomen o cara
  • Acné
  • Acantosis nigricans: piel pigmentada en zonas con plieges como axilas, ingle o cuello
  • Alopecia
  • Obesidad central

 

DIAGNÓSTICO

En el 2003, se han establecido los conocidos como criterios de Rotterdam para el diagnóstico del SOP. Se deben identificar al menos dos de los tres criterios siguientes:

  • Hiperandrogenismo clínico (hirsutismo, acantosis nigricans, acné, alopecia androgénica) o bioquímico (niveles altos de testosterona y androstenodiona)
  • Oligo/anovulación
  • Ovarios poliquísticos visibles mediante ecografía transvaginal

 

SOP, FERTILIDAD Y EMBARAZO

La anovulación u oligoovulación pueden dificultar la concepción, recordemos que si no hay ovulación no hay fecundación. Sin embargo, no en todos los ciclos se produce anovulación, por lo que, es posible que en el plazo de un año se consiga concebir de forma natural.

No solo debemos considerar la dificultad para concebir, el SOP también puede dar lugar a complicaciones en el embarazo. La hiperinsulinemia e hiperandrogenismo aumentan el riesgo de diabetes gestacional, hipertensión, aborto espontáneo o preeclampsia.

 

ALIMENTACIÓN

Aunque el SOP puede ocurrir independientemente del IMC, la obesidad complica el cuadro clínico de resistencia a la insulina e hiperandrogenismo. En especial, la acumulación de grasa abdominal conocida como obesidad central. En estos casos, una bajada de 5 a 10 % del peso favorece la ovulación en el 50 % de las pacientes. Además, es importante implantar una alimentación que evite la hipersecreción de insulina, para eso debemos evitar alimentos con un alto índice glucémico

Alimentos a incluir:

  • Frutas: al menos 3 piezas de fruta fresca al día, priorizando aquellas que se consumen con piel
  • Verduras y hortalizas: al menos 2 raciones diarias, priorizando aquellas con bajo índice glucémico que son la gran mayoría (brócoli, coliflor, vegetales de hoja, pimientos, calabacín, judías, col…)
  • Cereales integrales: todos los cereales de grano entero (integrales) son recomendables en el SOP.
  • Legumbres: debemos incluir al menos 2-3 raciones a la semana de legumbres que, además de hidratos de carbono complejos, también aportan proteína de origen vegetal
  • Grasas saludables: la grasa principal de nuestros platos debe ser el aceite de oliva. No debemos de olvidarnos del Omega 3, presente en pescado azul, semillas o frutos secos.

 

Alimentos a evitar:

  • Azúcar libre: en todas sus formas, ya sea el que añadimos en casa como el que consumimos de forma indirecta en ultraprocesados y refrescos.
  • Zumos: tanto los naturales como los comerciales. Los zumos tienen un elevado índice glucémico y no equivalen a una pieza de fruta
  • Fruta deshidrata o en almíbar
  • Harinas refinadas: debemos priorizar los cereales integrales, por su aporte de fibra y minerales y menor índice glucémico.
  • Lácteos desnatados: existen estudios que indican que los lácteos desnatados empeoran el hiperandrogenismo que se observa en el SOP.
  • Alcohol: no existe un consumo seguro, el alcohol produce una alteración hormonal a cualquier dosis.

 

SUPLEMENTOS

Los suplementos, como bien indica su nombre, suplementan la alimentación. No podemos comenzar la casa por el tejado, primero debemos llevar una alimentación adecuada para el SOP y, si es necesario, se incluirá algún suplemento de forma personalizada. Existen algunos suplementos que han demostrado eficacia en determinados casos de SOP:

  • Este compuesto mejora la resistencia a la insulina, reduciendo la hiperinsulinemia y la producción de andrógenos.
  • Vitamina D. La deficiencia de vitamina D puede empeorar la resistencia a la insulina. Esta vitamina la obtenemos mayoritariamente de la exposición, aunque su deficiencia es bastante frecuente. En un análisis de sangre podemos observar los valores y suplementar si fuese necesario.

 

CONCLUSIÓN

Con una alimentación equilibrada, la práctica de ejercicio físico regular y la reducción del estrés se consigue restablecer la alteración hormonal y lograr la fertilidad de forma natural en la mayoría de los casos de SOP.

Más artículos que te pueden interesar

Compartir post

Share on facebook
Share on linkedin

¿Te gustaría saber más?

Suscríbete a nuestra newsletter