Implantación

desde el día 1 al 12 tras la ovulación

Día 1 tras la fecundación
Comienzo del viaje del cigoto hacia el útero y su segmentación
Una vez superadas todas las fases de la fecundación, el óvulo fecundado o cigoto comienza su viaje hacia el útero y también su segmentación, es decir, comienza a dividirse aumentando su tamaño y el número de células, las cuales se llaman blastómeros. Esta división se produce tras 24-30 horas de la fecundación y es un proceso rápido. Los blastómeros se hacen pequeños con cada segmentación y siguen rodeados de la zona pelúcida.
Día 1 tras la fecundación
Entre el día 1 y 3 tras la fecundación
La compactación
Tras superar los 8 blastómeros, estos cambian su forma y se alinean muy juntos (compactación). La compactación permite una mayor interacción entre las células
Entre el día 1 y 3 tras la fecundación
Día 3 tras la fecundación
La formación de la mórula
Cuando la división celular ya ha producido entre 12 y 32 blastómeros, el conjunto pasa a denominarse mórula. La mórula se forma a los 3 días aproximadamente de haberse dado la fecundación, momento en que llega al útero. Las células internas de la mórula, llamadas embrioblasto o masa celular interna, están rodeadas por una capa de blastómeros aplanados que se denomina trofoblasto.
Día 3 tras la fecundación
4º día tras la fecundación
Aparición del blastocele
Poco tiempo después de haber entrado la mórula en el útero, aproximadamente en el día 4 tras la fecundación, comienza a aparecer un líquido en su interior que rellena un espacio, denominado blastocele. Este espacio hará más clara la separación entre el embrioblasto, que dará lugar al embrión; y el trofoblasto, que dará lugar a la placenta. Las células del trofoblasto producen una proteína inmunosupresora (factor de embarazo temprano), la cual es el fundamento de la prueba de embarazo si se hace en los 10 primeros días de desarrollo.
4º día tras la fecundación
4º y 5º Día Tras La Fecundación
Aparición del blastocisto
Todo este proceso de desarrollo se denomina blastogénesis y su producto es el blastocisto. El blastocisto permanece flotando en las secreciones del útero durante 2 días; tras este tiempo, la zona pelúcida degenera y desaparece, permitiendo al blastocisto que aumente su tamaño rápidamente. El embrión obtiene la nutrición de las secreciones de las glándulas uterinas
4º y 5º Día Tras La Fecundación
día 6 y 7 tras la fecundación
Unión al epitelio materno
Tras 6 días después de la fecundación, es decir, en el día 20 de un ciclo menstrual normal de 28 días, el blastocisto se une al epitelio endometrial y, tan pronto como se une, empieza a crecer rápidamente y a diferenciarse en dos capas: Una capa interna llamada citotrofoblasto. Una capa externa llamada sincitiotrofoblasto: constituida por una masa de células en la que no se disciernen sus límites. El día 7, el sincitiotrofoblasto extiende unas prolongaciones hacia el epitelio endometrial para infiltrarse en el tejido conjuntivo. Con ello, después de haber pasado la primera semana tras la fecundación, el blastocisto queda implantado superficialmente en el endometrio y se nutre de los tejidos maternos. El sincitiotrofoblasto se amplía con rapidez invadiendo la zona adyacente y produce una mayor invasión del endometrio.
día 6 y 7 tras la fecundación
Entre los días 7 y 10 tras la fecundación
Finalización de la implantación
Entre los 7 y 10 días posteriores a la fecundación, el blastocisto completa su implantación. El sincitiotrofoblasto desplaza a las células endometriales de la madre, las cuales entran en un proceso de apoptosis y mueren; de esta manera, el blastocisto entra lenta y completamente en el endometrio materno. Existe una serie de mecanismos moleculares que capacitan al endometrio como receptor del blastocisto infiltrante, como son las integrinas, las citocinas, las prostaglandinas, diversas hormonas (gonadotropina coriónica humana (hCG), y progesterona), etc. Las células que rodean al sitio de implantación acumulan glucógeno y lípidos; los cuales serán fuente de nutrición para el embrión.
Entre los días 7 y 10 tras la fecundación
Día 11 y 12 tras fecundación
Conexión sanguínea entre embrión y madre
Entre los días 11 y 12, el sincitiotrofoblasto erosiona los vasos sanguíneos endometriales permitiendo que la sangre materna entre y salga por unas redes; de este modo se establece una circulación uteroplacentaria. El sincitiotrofoblasto produce la hormona hCG que llega a la sangre materna. Esta hormona preserva la actividad hormonal del cuerpo lúteo en el ovario durante el embarazo. La hCG es la hormona que se mide en las pruebas de embarazo. Al final de la segunda semana, el sincitiotrofoblasto produce la cantidad suficiente de hCG como para ofrecer un resultado positivo en la prueba de embarazo, a pesar de que en ese momento la mujer todavía no es consciente de que está embarazada.
Día 11 y 12 tras fecundación
Lugar de la implantación
La implantación de los blastocistos suele ocurrir en el endometrio, en la parte superior del cuerpo del útero, con una frecuencia ligeramente mayor en la pared posterior (la más cercana a la espalda de la madre) que en la anterior (la más cercana al abdomen). Los blastocistos se implantan ocasionalmente fuera del útero. Esta implantación origina lo que se conoce como embarazo ectópico, cuya implantación, la mayoría de las veces, se produce en las trompas de Falopio, fundamentalmente en la ampolla y en el istmo.

REFERENCIAS Moore KL et al. Embriología Clínica. Ed. Elsevier. 9ª Edición. 2013 Antes de nacer. Fundamentos de embriología y anomalías congénitas. Ed. Médica Panamericana. 9º Edición. Arteaga Martínez & García Peláez. Embriología Humana y Biología del Desarrollo. Ed Panamericana. 2ª Edición.

¿Te gustaría saber más?

Suscríbete a nuestra newsletter