¿Por Qué No Viene El Embarazo?

Faq.

Preguntas y Respuestas

La mayoría de las parejas consiguen concebir de manera natural sin problemas y sólo una minoría, en torno a un 15 % pueden encontrarse con alguna dificultad. Sin embargo, si crees que estás en ese 15 %, antes de nada, has de saber que el que se produzca la fecundación y que ese óvulo fecundado siga adelante no es tan sencillo como parece. Biológicamente y en términos generales hay una probabilidad del 20-25 % en cada intento de que el espermatozoide fertilice al óvulo. Y a ello hemos de sumarle la estimación de que sólo el 25 % de los óvulos fecundados se implantarán en el útero. Por lo que la idea que extraemos es que hemos de estar tranquilos y no impacientar cuando buscamos un embarazo. Un segundo aspecto a tener en cuenta es que estos números están sacados de la población general y no de aquellas personas que se preocupan por conocer mejor su organismo, estar sanos y optimizar su fertilidad; hechos que mejorarían indudablemente las estadísticas.

Los factores etiológicos se distribuyen prácticamente por igual entre los dos miembros de la pareja: un 30% de los casos se debe a causas masculinas, un 30% a problemas en la mujer, y un 15-30% a factores mixtos. Podemos considerar que el factor masculino va a contribuir en aproximadamente la mitad de las parejas que consultan por infertilidad, bien aisladamente o bien asociado a otros factores en la mujer; y viceversa. Por lo tanto, la evaluación del hombre y de la mujer deben ser igual de importantes y exhaustivas desde el principio; así como el querer poner de su parte para mejorar la fertilidad de la pareja.

Es normal pensar que, si ya hemos sido padres, y más, si el primer hijo ha venido rápido, el siguiente hijo vendrá también fácilmente; sin embargo, el proceso de concebir un segundo hijo se puede alargar. En primer lugar, como hemos comentado anteriormente, el proceso de fecundación no es tan sencillo como parece y puede que para la concepción de un segundo hijo no se acierte en el primer intento. También hemos podido cambiar nuestros hábitos de vida, podemos padecer mayor estrés entre conciliar el trabajo y la vida familiar, comamos peor, hayamos cogido peso, etc. Otra de las causas es la edad, puede que hayamos dejado pasar un par de años, o tres o cuatro, para tener el siguiente hijo y la probabilidad de concebir a la primera haya disminuido. Algo menos común pero que también puede suceder es que tras el parto se haya producido alguna alteración fisiológica en el aparato reproductor de la mujer o a nivel hormonal. Al haber tenido ya un bebé, este tipo de infertilidad se le denomina infertilidad secundaria y se puede mejorar al igual que la infertilidad primaria, incluso con mayor optimismo, pues se sabe que no ha habido problemas con una fecundación anterior.

¿Qué causas pueden estar influyendo al retraso del embarazo?

Existen numerosas causas que pueden dar explicación a la dificultad de concebir. En este punto, hemos de resaltar que, a veces, cuando se acude a un profesional para que estudie nuestro caso, se llega a la conclusión de que la fertilidad es de carácter idiopático, es decir, de origen desconocido. Hemos de estar tranquilos en este punto y pensar que lo que realmente nos ha querido decir es que la causa no se ha podido saber según las exploraciones y pruebas a las que nos han sometido; sin embargo, existen múltiples factores de diferentes índoles que no se llegan a evaluar y que pueden estar jugando un papel fundamental en nuestra fertilidad. Veamos aquí causas por las que se puede retrasar o no dar un embarazo:

01

Causas fisiopatológicas en relación con el aparato reproductor.

Tanto el hombre como la mujer pueden padecer algún tipo de patología o malformación en su aparato reproductor que les esté impidiendo tener hijos. En todos los casos, es fundamental que el médico haga las pruebas necesarias, llegue a un correcto diagnóstico y proporcione el tratamiento o la intervención adecuada para que la mujer y/o el hombre pueda mejorar su salud y su fertilidad.

virus cells in dark purple background, 3D illustration

02

Otras alteraciones o patologías.

03

La toma de ciertos fármacos.

Son numerosos los fármacos que podrían estar asociados con infertilidad. No obstante, se debe tener en consideración que a veces puede tratarse de pacientes con una patología de base, que puede ser la verdadera causante de esta infertilidad.

Woman holding a pill. Treatment, drug
Happy woman with cellphone sitting outside

04

La edad de la mujer.

A medida que aumenta la edad de la mujer disminuye su fertilidad, pues envejece nuestro cuerpo y, con él, el sistema reproductor: se producen alteraciones funcionales y hormonales, disminuye la reserva de ovocitos y la calidad de los mismos.

05

El tabaquismo, el café, el alcohol y las drogas.

young handsome bearded hipster man smoking cigarette
Woman holding donut in hand and check out his body fat with measuring tape.

06

La obesidad o el bajo peso

El tejido adiposo es el órgano endocrino más grande que posee nuestro cuerpo. Está involucrado en la producción de hormonas y en la función reproductiva, además de en otra serie de sistemas como el metabolismo glucídico, el sistema inmune y la formación de las células sanguíneas.

07

Los factores ambientales: disruptores endocrinos.

Vivimos en un mundo lleno de moléculas que pueden no ser beneficiosas para nuestra fertilidad, las cuales inhalamos, ingerimos o absorbemos a través de la piel. Nos referimos a las partículas presentes en la contaminación o en productos agrícolas o de jardín, a ambientadores, a aditivos alimenticios y a moléculas cosméticas.

Biologist examining apple for pesticides
Stressed business woman

08

El estrés.

El estrés se define como un estímulo o conjunto de estos del medio ambiente, que en un momento dado, podrían considerarse normales; sin embargo, si son excesivos, prolongados y alteran el funcionamiento del organismo, se consideran estresantes.

REFERENCIAS Remohí Giménez J, et al. Manual práctico de Esterilidad y Reproducción Humana. Editorial Médica Panamericana. Edición 5. 2017. Nacimientos por edad de la madre, mes y sexo. Movimiento natural de la población. Instituto Nacional de Estadística (INE). Año 2018 https://www.ine.es/jaxi/Datos.htm?path=/t20/e301/provi/&file=01001.px Fiona McCulloch. Natural Treatments for Autoimmune Infertility Concerns. American College for Advanced in Medicine. 2014 https://www.acam.org/blogpost/1092863/179527/Natural-Treatments-for-Autoimmune-Infertility-Concerns Heredia Benito M. et al. Fármacos e infertilidad: revisión. Clin Invest Gin Obst. 2012;39(2):69-72 Sherif BQ et al. Effects of Some Non Steroidal Anti-inflammatory Drugs on Ovulation in Women with Mild Musculoskeletal Pain (A Clinical Study) IOSR Journal of Pharmacy and Biological Sciences (IOSR-JPBS) Vol. 9, Issue 4 Ver. IV. 2014: 43-49 Body Mass Index. World Health Organization (WHO). http://www.euro.who.int/en/health-topics/disease-prevention/nutrition/a-healthy-lifestyle/body-mass-index-bmi State of the science of endocrine disrupting chemicals - 2012. World Health Organisation (WHO) & United Nations Environment Programme (UNEP). Edited by Åke Bergman, et al. Mortimer M. et al. What should it take to describe a substance or product as ‘sperm-safe’. Human Reproduction Update, Vol.19, Supplement 1. 2013: i1–i48 Estilo de vida y fertilidad. Sociedad Española de Fertilidad. Editorial Médica Panamericana. Edición 2012 Jonathan Q Purnell, MD. Definitions, Classification, and Epidemiology of Obesity. Comprehensive free online endocrinology book. https://www.endotext.org/. Copyright® 2000-2019

¿Te gustaría saber más?

Suscríbete a nuestra newsletter